Homeopatia para la depresion

La homeopatía parte de una visión holística de la persona, una unidad donde la separación conceptual entre mente y cuerpo no tiene el menor sentido. Somos un sistema dinámico, donde lo químico, lo físico, lo mental y lo emocional interactúan constantemente, retroalimentándose y girando en torno a un punto de equilibrio. Cuando en alguna de estas dimensiones, ese equilibrio se rompe, empiezan a aparecer los trastornos, enfermedades y estados disfuncionales.

Normalmente, la medicina tradicional se ha ocupado de “arreglar” concretamente el trastorno orgánico cuando se produce, o de recetar medicamentos para aliviar los síntomas más graves, que afectan en mayor medida a nuestro desempeño en la vida cotidiana, pero sin preocuparse en absoluto por analizar el origen de nuestra afección presente, y menos aún en considerar las distintas dimensiones (emocional, mental, física, espiritual…) que nos conforman como persona, para brindar un tratamiento holístico y en profundidad. De ahí que, por ejemplo, muchas personas con depresión empeoran drásticamente en cuanto dejan de tomar su tratamiento farmacológico. Esto es debido a que la razón fundamental, originaria, de su depresión sigue ahí, bajo los síntomas aplacados químicamente.

El enfoque homeopático es especialmente importante en el tratamiento de la depresión precisamente por eso, porque considera a la persona como un todo, donde todas sus facetas son fundamentales en la consecución de un estado de salud óptimo. Así, los remedios homeopáticos van dirigidos a fortalecer el sistema inmunitario de la persona, estimulando la capacidad natural del cuerpo para curarse. Para conseguirlo, su método fundamental consiste en administrar las sustancias adecuadas, muy diluidas, que provocan que el organismo comience a reactivarse contra la causa del trastorno. La reacción de cada persona a la enfermedad es única, y por lo tanto habrá de prestarse especial atención a los síntomas mostrados para elaborar el remedio homeopático que mejor pueda ayudar al individuo en cuestión.

A continuación te indico algunos de los remedios indicados según los síntomas evidenciados en la depresión. En cualquier caso, no dejes de consultar con un homeópata profesional que te guíe en la elección del remedio más conveniente para ti.

-Arsenicum Album: ansiedad aguda, temores, culpabilidad y estados de postración.

-Aurum metallicum: irritabilidad, malestar con su situación personal, depresión con tendencias suicidas, introversión, hipersensibilidad.

-Drosera: inquietud, resentimiento, toses, ansiedad, ideas suicidas.

-Ignatia: depresión de origen emocional y reciente, se alterna risa y llanto, histeria, ánimo muy variable, resistencia a dejarse aconsejar.

-Natrum muriaticum: decepción, desconfianza, nerviosismo, debilidad y tristeza.

-Phosphorus: náuseas, vómitos, insomnio, agotamiento, alta sensibilidad.

-Sepia: ánimo depresivo, abulia, cansancio mental, deseos de aislamiento y falta de confianza en el futuro.

Estos son solo algunos de los múltiples remedios homeopáticos que llevan aplicándose con éxito en pacientes depresivos desde hace muchos años. Un homeópata experto podrá orientarte hacia el tratamiento más conveniente en tu situación actual. Te recomiendo encarecidamente que le des una oportunidad a esta disciplina curativa, tantas veces minusvalorada sin el menor fundamento con respecto a los habituales tratamientos medicamentosos.

En este mundo de intereses creados al gusto de los grandes grupos de poder y la economía, deshumanizado y alejado de nuestra relación con la naturaleza en estado puro, saberes como la homeopatía se han visto infravalorados, cuando no directamente atacados o silenciados por ser competencia a ciertos intereses (pensemos en los laboratorios farmacéuticos, por ejemplo). Lo cual es una pena porque las personas deberíamos tener a nuestro alcance el conocimiento de todos los tratamientos posibles, y poder decidir después cuál de ellos se adapta mejor a nuestras condiciones personales ¿no es cierto?

Por eso te animo a que te acerques a la homeopatía con la buena predisposición de una  mente abierta, dispuesta a superar una depresión. Pues tu curación es lo único que importa, y estoy seguro de que lo vas a conseguir, antes de lo que esperas 😉

¡Subscríbete a la lista de correo!

Recibirás mis nuevos artículos y podrás Descargar un capitulo de mi Libro.